11 de Diciembre del 2017 | 18:41 | Ciudad de México | °C -

Los muertos vivos de Durango

Y es que en el país de la violencia era casi un hecho de que se trataba de un levantón. Lo raro era que, por el contrario, estuvieran vivos.

Como dice la famosísima canción compuesta por el colombiano Guillermo González Arenas en 1965, llamada “El Muerto Vivo”, los cinco policías tampoco estaban muertos, andaban de parranda.

Y es que como si hubieran sido inspirados en la canción “les pagaron su salario y sin pensarlo dos veces salieron para malgastarlo, una semana de juerga (en este caso un par de días) y perdieron el conocimiento”.

“Como no volvían a su casas todos les daban por muertos, (aquí los daban por levantados hasta el propio alcalde), pero no, no estaban muertos, estaban de parranda”.

En este caso singular, jugando billar y tomando, los mandos policiales.

Y es que en el país de la violencia era casi un hecho de que se trataba de un levantón. Lo raro era que, por el contrario, estuvieran vivos.

Ayer martes el presidente municipal de Lerdo, Roberto Carmona, con toda la seriedad posible, dio a conocer a los medios de comunicación que estaban desaparecidos sus mandos policiales; el encargado del Despacho de la Dirección Municipal de Seguridad Pública, Andrés Balderas Pérez; el director Operativo de la corporación, Luis Manuel Torres Gel, y tres agentes que fungían como escoltas de nombres José Antonio Orozco de la Cerda, Juan Carlos Justo y José Eduardo Ponce Vital.

El lunes los  cinco policías acudieron por la mañana a un evento de la Cruz Roja en la capital de Durango, pero no regresaron a Lerdo, se prendían pues todas las alarmas.

La hipótesis más clara: un posible levantón por parte del crimen organizado por ello se activó el Código Rojo en toda la entidad.

No obstante,  en honor a la canción, los  policías fueron localizados con vida este miércoles en la capital de Durango mientras jugaban y bebían alcohol en un billar del barrio de Analco.

Alrededor de 48 horas de fiesta porque insistimos, no estaban muertos estaban de parranda.

Un caso que revela por supuesto la falta de profesionalización y el tamaño del compromiso que pueden tener algunos policías respecto a su tarea fundamental de velar por la seguridad pública. Demostraron que en su escala de prioridades, la parranda, es la parranda.
Comparte esta opinion:

Otras Opiniones:

Ver todas

El factor Toledo

Héctor Serrano, ex secretario de gobierno del DF, ha encontrado en Mauricio Toledo, ex jefe delegacional de Coyoacán, a un operador eficiente y leal.

Granier a prisión

Después del hospital, el político que alardeó de sus trajes, camisas y de las centenas de pares de zapatos, además de sus mansiones de lujo, irá a prisión.

El Gentleman de la Corte

En su arrebato el ex presidente de la Corte acusó a Orozco, la madre de sus hijos de violencia intrafamiliar, delito que jamás se pudo comprobar.

Comentarios