11 de Diciembre del 2017 | 18:47 | Ciudad de México | °C -

La urgencia de atender a las víctimas

Las víctimas y los suyos demandarán la aplicación de la Ley General de Víctimas, ni duda cabe. Ese es el siguiente gran paso.

La Ley General de Víctimas es un doloroso triunfo de la sociedad civil regateado por un capricho el pasado sexenio.

Una norma que fue obstruida por una serie de políticos, incluyendo al entonces presidente Felipe Calderón, que se convirtieron en defensores de oficio de la sinrazón. De una guerra absurda, mal planeada, sin inteligencia, simulada y con ánimos legitimadores que acabó en un baño de sangre que desmembró a miles de familias.

Una guerra que demostró el grado de corrupción que hay al interior de las policías y órganos de procuración e impartición de justicia.

Por eso en el evento de hoy de la publicación de la Ley General de Víctimas por parte del presidente Enrique Peña Nieto ahí estaban decenas de madres con las imágenes de sus hijos exigiendo lo que se les ha negado por incompetencia o complicidad, la justicia.

El gran reto es materializar dicha ley y que no quede en la mera simulación.

Como sea es un avance. Lamentablemente algunos grupos, más ligados al PAN, tratan de deslegitimar la ley asegurando que es inviable, y apuestan a que no habrá reparación del daño y hasta que es anticonstitucional.

Como si las cosas hubieran estado mejor antes, sin la ley, que ahora con esta ley que, como todas, es mejorable.

Hay quienes afirman que se trata de quedar bien nada más con Javier Sicilia para que no haga más protestas. Tal vez no han leído la norma producto de la propia sociedad civil.

La ley crea entre otros un Sistema y un Registro Nacional de Víctimas además de un Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral a las mismas.

¿Alguien puede argumentar en contra del establecimiento de estas instancias?

Se trata de un instrumento más que tienen las familias para exigirle a las autoridades que hagan su trabajo.

Las víctimas y los suyos demandarán la aplicación de la ley, ni duda cabe. Ese es el siguiente gran paso.

Esta ley, es producto del fracaso de la estrategia de combate a la inseguridad, como dijo Sicilia: “es la consecuencia de la impunidad, de la corrupción, del desprecio, de la erosión del esqueleto moral y político del Estado mexicano y de una guerra que nunca debió haber sucedido”.


 

 

Comparte esta opinion:

Otras Opiniones:

Ver todas

El factor Toledo

Héctor Serrano, ex secretario de gobierno del DF, ha encontrado en Mauricio Toledo, ex jefe delegacional de Coyoacán, a un operador eficiente y leal.

Granier a prisión

Después del hospital, el político que alardeó de sus trajes, camisas y de las centenas de pares de zapatos, además de sus mansiones de lujo, irá a prisión.

El Gentleman de la Corte

En su arrebato el ex presidente de la Corte acusó a Orozco, la madre de sus hijos de violencia intrafamiliar, delito que jamás se pudo comprobar.

Comentarios