11 de Diciembre del 2017 | 18:46 | Ciudad de México | °C -

La Pachanga Legislativa

La política mexicana reducida a la pachanga en donde cada quien puede saciar sus ansiedades en el momento que quiera con descaro y sin ningún tipo de arrepentimientos.

Los legisladores se aburren de ellos mismos...por eso Layda y Mariana instauran el recreo parlamentario, se vale jugar y besar, en medio de una sesión en la que se discute ni más ni menos que la reforma laboral.
 
En el primer caso, el de la senadora del Movimiento Ciudadano, Layda Sansores, se difunde el video en el que ella juega en su iPad, Diamond Mine, mientras está en marcha el debate legislativo.

Jugaré Diamond Mine hasta que me llegue una buena idea, podría haber pensado.
 
Escuchar a los interlocutores es lo de menos. Al Senado se va uno a pasarla bien.
 
En el segundo caso, el de la senadora del PAN, Mariana Gómez del Campo, se difunde una fotografía en la que besa efusivamente a su pareja en el segundo piso del Salón de Plenos mientras está en marcha la sesión.

Bésame mucho como si fuera esta hora legislativa la última vez, pudo haber pensado.
 
Pues sí, podría ser aún más chistoso si no se tratara de políticas cuya única encomienda es legislar, que para eso tienen muy buen sueldo a pesar de que sesionan, únicamente martes y jueves y durante los breves periodos ordinarios.
 
De ahí la idea de quienes piensan que se les debería pagar por hora a los legisladores, aunque habría que repensarla y en todo caso aplicar los descuentos a la dieta en las horas del coqueteo y de la juerga.
 
En lo que hace a Sansores, lejos de aceptar su error, ha acusado espionaje legislativo, cuando los propios medios pueden ingresar a las sesiones, cámaras de video y fotográficas sobran en un espacio público, después dijo que jugaba para practicar y enseñarle a su nieta.
 
Indudable generosidad de una abuela que bien podría contener su instinto afectivo cuando se trata de estar escuchar y participar en un debate parlamentario de Estado, para el cual se destinan recursos públicos y en donde está en juego el destino de millones.
 
En el caso de Mariana, lo suyo por igual es indefendible y por ahora no hay una sola declaración ni tampoco disculpas de su parte.
 
La política mexicana reducida a la pachanga en donde cada quien puede saciar sus ansiedades en el momento que quiera con descaro y sin ningún tipo de arrepentimientos.
Comparte esta opinion:

Otras Opiniones:

Ver todas

El factor Toledo

Héctor Serrano, ex secretario de gobierno del DF, ha encontrado en Mauricio Toledo, ex jefe delegacional de Coyoacán, a un operador eficiente y leal.

Granier a prisión

Después del hospital, el político que alardeó de sus trajes, camisas y de las centenas de pares de zapatos, además de sus mansiones de lujo, irá a prisión.

El Gentleman de la Corte

En su arrebato el ex presidente de la Corte acusó a Orozco, la madre de sus hijos de violencia intrafamiliar, delito que jamás se pudo comprobar.

Comentarios