11 de Diciembre del 2017 | 18:45 | Ciudad de México | °C -

El vacío a Josefina y el Teleprompter de Peña Nieto

Pero a este paso, tendremos que esperar a ver el siguiente capítulo de esta película que ya había comenzado, Yo, robot.

La toma de protesta de Josefina Vázquez Mota como candidata presidencial fue un desastre por donde se le vea.

La mayoría de los medios de comunicación publicaron aquellas fotos que quedarán para la historia de una Josefina hablando efusivamente y haciendo un esfuerzo para aparentar el clásico “aquí no pasa nada” ante un Estadio Azul que se le había vaciado sobre todo porque ya había tocado Margarita la Diosa de la Cumbia.

Algunos alegan, bajo la vieja lógica priista del acarreo, que a los panistas les falló la estrategia. Que Margarita La Diosa de la Cumbia iba al final, que si ella hubiera cerrado el evento, los supuestos simpatizantes de Vázquez Mota no habrían huido por centenas mientras ella hablaba sin parar de su México que propone.

Más allá de un problema de logística del clásico acarreo se deberían prender las alertas de por qué su candidata y su mensaje no conmueven ni a los propios panistas.

El coordinador de Josefina, Roberto Gil Zuarth se echa la culpa por el vacío que le hicieron a su jefa, pero tampoco el discurso de Josefina fue como para "sacudir" conciencias y hacer que se quedaran en el estadio.

En el otro frente, Enrique Peña Nieto, previsor, se fue al extremo de la plasticidad y decidió utilizar apuntador (teleprompter) en su toma de protesta. Y es que quienes se dieron cuenta comenzaron a enviar fotografías del aparato que iba leyendo..

 “Sí protesto por la grandeza de México” se leía en el mensaje. Y tal cual lo repitió.

Ya después se vendió como el prócer de la patria, nueva generación.

En su equipo evitan cualquier otro episodio como aquel clásico ya de la Feria del Libro de Guadalajara en donde al ser cuestionado sobre sus autores y libros favoritos, simplemente patinó con sus respuestas. Por eso mientras menos trate de hilvanar palabras por sí mismo, mejor.

Pero a este paso, tendremos que esperar a ver el siguiente capítulo de esta película que ya había comenzado, Yo, robot.

Claro está que en las telenovelas no se deja nada a la improvisación.

Así pues políticos enarbolando la simulación y el acarreo como guía, políticos que no se dan cuenta que la sociedad ya no quiere ver precisamente lo que han hecho desde siempre.

Ahí están las intensas reacciones en las redes sociales.

Comparte esta opinion:

Otras Opiniones:

Ver todas

El factor Toledo

Héctor Serrano, ex secretario de gobierno del DF, ha encontrado en Mauricio Toledo, ex jefe delegacional de Coyoacán, a un operador eficiente y leal.

Granier a prisión

Después del hospital, el político que alardeó de sus trajes, camisas y de las centenas de pares de zapatos, además de sus mansiones de lujo, irá a prisión.

El Gentleman de la Corte

En su arrebato el ex presidente de la Corte acusó a Orozco, la madre de sus hijos de violencia intrafamiliar, delito que jamás se pudo comprobar.

Comentarios